jueves, 23 junio

Burnout: la silenciosa pandemia que acaba con la salud de los abogados y las abogadas

Mindgram

Laura
Mulatero

Desde que comenzó la pandemia, los niveles de estrés, irritabilidad y angustia han ido en aumento. De hecho, frecuentemente en los medios de comunicación aparecen cifras preocupantes sobre el incremento de los casos de burnout y las bajas laborales en las organizaciones. 

Sin embargo, en el caso de los abogados y las abogadas, la situación es más alarmante:  según el informe Lawyers Burnout, más de la mitad de profesionales que trabajan en el sector de la justicia en España afirman sentirse agotados. Más aún, este mismo informe advierte que ya el 15% sufren desgaste profesional, siendo los más perjudicados los abogados generalistas, procesalistas y penalistas.

¿Por qué ocurre esto?

Los abogados: los más vulnerables

Para nadie es un secreto que la pandemia tuvo consecuencias muy negativas en la salud mental. 1 de cada 2 problemas de salud psicológica en la población ocupada en España están directamente relacionados con el trabajo, según el último informe del Infojobs. A su vez, el 27% de la fuerza laboral se ha planteado dejar su puesto de trabajo este año para cuidar de su bienestar.

No obstante, entre los abogados y las abogadas, el deterioro de la salud mental ha sido mayor: un 63%  padece un desgaste laboral alto, un 56,7% reporta cinismo elevado y un 24% presenta una eficacia laboral baja (Economist & Jurist, 2020).

Ejercer como abogado o abogada no es sencillo. Al estrés diario hay que sumarle la presión y la responsabilidad que pende encima del profesional por sacar a su cliente de una difícil situación. Ganar un caso o conseguir el mejor resultado y el impacto que esto tendrá en la vida del cliente, es una responsabilidad muy grande. 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los abogados y las abogadas vertebran el sistema judicial. Si nos encontramos con unos profesionales emocional-, mental- y físicamente agotados y con un alto grado de frustración, la salud de los propios órganos de justicia está comprometida. 

Síntomas de agotamiento laboral en la abogacía

Identificar el agotamiento profesional es complicado, ya que muchos de sus síntomas se pueden relacionar con otras patologías. Por otro lado, el «estar quemado» es un proceso que se va forjando con el tiempo, esa es la razón por la que hay que estar muy atento a las primeras señales de alarma, ya que el agotamiento laboral es la antesala para otras enfermedades mucho más graves como la depresión. 

En el caso de los abogados y las abogadas, las señales son: 

  • Desmotivación: sientes que ya no tiene sentido tu ejercicio de la profesión, no puedes desempeñarte como te gustaría o consideras que tu trabajo no tiene el impacto positivo esperado.
  • Inseguridad: percibes que has perdido habilidades o que estas no son suficientes para resolver con éxito un caso.
  • Tristeza: debido a la desmotivación y la inseguridad, va creciendo una tristeza en tu interior. Con cada vez más frecuencia llegas a tu trabajo sin ganas y las actividades que antes te producían alegría ahora pueden ser hasta molestas. 
  • Problemas para conciliar el sueño: al no creer en tus capacidades, es probable que te cuestiones si has elegido la mejor opción para tu cliente y te desveles con regularidad. 
  • Quejas constantes e irritabilidad: como consecuencia de todo lo anterior, los cambios de humor serán más frecuentes y también las quejas al sentir que nadie te comprende.
  • Resentimiento a los demás: piensas que nadie te entiende, y por tanto te aíslas de los demás, aumentando los sentimientos de frustración, irritación y tristeza. 
  • Desequilibrios entre la vida privada y laboral: si el agotamiento laboral sigue avanzando, cada vez te será más difícil separar tu vida privada de la laboral. Tendrás pensamientos intrusivos, no descansarás, pensarás que no rindes y te estresarás, no te concentrarás y, al final, se convertirá en un círculo vicioso que minará tu salud mental y bienestar.

Cómo tratar el desgaste laboral entre abogados y abogadas

Una vez que se llega al desgaste profesional, se requiere de mucho tiempo y esfuerzo para sobreponerse, por eso hay que actuar antes de que se llegue al punto del agotamiento. 

Hay muchas formas de evitar el síndrome de burnout: 

  1. Comunica a tus compañeros y jefes la situación que te genera estrés. Identifica aquellas tareas más complicadas y pide ayuda. No somos perfectos, no tenemos que saberlo todo. Además, al pedir ayuda estás conectando y estableciendo lazos que te ayudarán a no sentirte aislado y a mejorar tu bienestar.
  2. Establece metas realistas. Unido a lo anterior, tienes que saber que no todas las tareas se pueden realizar el mismo día, algunas requieren de más tiempo y otras necesitan de la participación de más colaboradores. No lo puedes controlar todo, por eso establece una lista de obligaciones diarias, ordénalas por urgencia y táchalas conforme las finalices. Si necesitas gestionar más el tiempo, puedes estipular un número de horas para cada tarea. El ser consciente de que puedes manejar tu tiempo te dará seguridad y tranquilidad.
  3. Una vez que termine la  jornada, desconecta. Si has acabado tus horas laborales sal del correo, apaga el ordenador, las notificaciones del móvil y olvídate del trabajo hasta la mañana siguiente. Salvo que tengas una emergencia, en menos de 24 horas es muy poco probable que la situación cambie. 
  4. Explora y profundiza en tus aficiones. Una buena manera de desconectar es a través de las aficiones. De hecho, si te las programas para hacerlas poco después de acabar la jornada, la desconexión será mayor, ya que una vez cierres el ordenador, tu cerebro se enfocará en otra cosa. Para llegar a este estado debes ser constante. No importa si es una actividad en grupo o solitaria, mientras te traiga satisfacción es suficiente
  5. Toma vacaciones. En el caso de que el estrés esté minando tu salud, es recomendable que te tomes unas vacaciones para descansar y recargar pilas. Aunque sean unos pocos días. Para que está medida sea efectiva tienes que comprometerte a realmente desconectar del trabajo. Una buena forma de lograrlo es organizar las tareas que quedarán pendientes antes de tomarte el merecido descanso. Así, cuando vuelvas lo encontrarás todo listo para comenzar de nuevo sin sobresaltos.
  6. Pide ayuda a un especialista. Si se te hace imposible desconectar de tu jornada laboral después de haberla acabado, si tienes pensamientos intrusivos sobre lo que has dejado para siguiente día, si no encuentras la manera de relajarte, si padeces de insomnio, si estás irritable, si sientes que no rindes… Es el momento de que contactes con un profesional que te dé las herramientas necesarias para poder lidiar con los retos de la abogacía diariamente.

Sabemos que el trabajo es muy importante, sobre todo si sientes pasión por él. Pero también lo es tu salud y tu bienestar, especialmente en trabajos en los que una decisión puede determinar el futuro de otra persona. Al cuidar tu mente, no solo te estás cuidando a ti, sino también a tu trabajo y a tus seres queridos. 

No descuides tu salud mental, está al tanto de cómo te vas sintiendo y toma medidas al respecto.

¿Quieres saber más sobre el desgaste ocupacional? Descarga nuestro informe de desgaste laboral: https://informe.mindgram.com/desgaste_ocupaciona

Otras entradas

jueves, 30 junio 2022

Las startups españolas aseguran su salud mental con Mindgram for Startups

Mindgram

Laura
Mulatero

lunes, 27 junio 2022

Norma ISO 45003: Salud y seguridad psicológica en el trabajo

Mindgram

Laura
Mulatero

lunes, 20 junio 2022

Webinar – Liderazgo emocional, clave en la salud y motivación de los equipos

Mindgram

Laura
Mulatero

Conócenos

Rellena el formulario y descubre las posibilidades de Mindgram

    Nombre y apellidos

    Correo electrónico

    Teléfono de contacto

    Nombre de la empresa

    Puesto de trabajo

    Tamaño de la empresa

    Mindgram en la prensa:

    El sitio web utiliza cookies. Si no estás bloqueando estos archivos, aceptas su uso y almacenamiento en la memoria del dispositivo que utilizas. Recuerda que puedes cambiar la configuración de tu navegador para impedir la instalación de cookies. Puedes encontrar más información en la Política de Privacidad.